Para que no te piquen…

Los mosquitos tienen muy buen olfato y buena vista y  se guían muy bien por estos sentidos para localizar a sus  presas. Pueden hacerlo desde unos 50 metros de distancia. Les atrae  la cantidad de dióxido de carbono que emitimos al respirar, y cuanta más cantidad  emitamos, más posibilidades tienes de que te piquen.